UNA CRÍTICA MUSICAL CON MENSAJE

En nuestro taller de escritura creativa online, los alumnos de MYP2 desarrollan sus habilidades de comunicación escrita produciendo una crítica musical como parte de nuestra evaluación formativa en lengua y literatura. Es un placer compartir el trabajo de Nahia C., alumna de SEK EL Castillo y actriz del musical ‘Billy Elliot’. Nahia reflexiona sobre el momento que vivió en su última actuación antes del confinamiento. El periodismo, la musicología y la literatura se dan la mano en esta crítica musical tan especial

In our online creative writing workshop, MYP2 students develop their written communication skills by producing a music review as part of our Spanish Language and Literature formative assessment. It is a pleasure to share the work of our student Nahia C., actress at Billy Elliot The Musical. She reflects on the moment she lived during her last performance just before the coronavirus lockdown. Journalism, musicology and literature come together in this special music review.

Este es su trabajo…¡¡Bravo!!

Billy Elliot, El Musical, baja el telón entre aplausos y emoción

El musical conquistó todos los corazones, creando esperanza en ellos en medio de la pandemia.

Nahia Cardona, MADRID.- Nadie imaginaba que un virus de la otra punta del mundo podría hacer cerrar las puertas de Billy Elliot, El Musical. Los actores abandonaron el teatro ayer por la noche, sobre las 11.30 h. Aquellas tristes caras tienen que combatir la soledad de la cuarentena, sin poder pisar el escenario una vez más, renunciando al taconeo de los zapatos de claqué. 

Al principio de la función, al poco de salir a escena, todos los actores se quedaron perplejos observando que el teatro estaba abarrotado, pero eso no fue lo más sorprendente para los participantes. Había una numerosa cantidad de gente con mascarillas y por la expresión de sus ojos parecían tristes. Y eso sucedió durante la primera parte de la función. Poco a poco, el público que estaba angustiado se fue acomodando, olvidando todos sus problemas y preocupaciones. Dibujando una gran sonrisa en sus rostros, empezaron a disfrutar de la última función contagiándose de la situación que transmitía aquella historia de 1984. El sonido de los grandes aplausos hacia el esfuerzo de los participantes, fue simplemente estruendoso, parecía un guirigay que aumentaba el ánimo de los actores. Sobre todo en las escenas más fuertes y empáticas. Todo el público se enganchaba a la situación de los personajes, como si fuera su propia experiencia, gracias a la gran capacidad para transmitir de todos los actores, especialmente, del protagonista Billy Elliot. Una de las escenas más impactantes para el público fue, cuando el hermano de Billy, Tony, no quiere aceptar el dinero de un esquirol, para que Billy consiga su sueño de ser bailarín.

El público estaba asombrado por la música, la escenografía, los diálogos, la capacidad de improvisación, y la gran imaginación que ha tenido el director de Billy Elliot, David Serrano, para que el público se arranque a carcajadas, en una historia de angustia por la huelga de los mineros. La banda sonora creada por Lee Hall y Elton John, la reproduce increíblemente el maestro de música, creando tal espectáculo que da igual cuantas veces lo veas, sigue conquistando tu corazón. 

Una vez terminó la función y el teatro bajó el telón, la tristeza de los participantes fue inmensa, y se mezcló con la del público. Sentían rabia, al tener que quedarse en casa a causa de una pandemia. Tras dos semanas de ausencia del musical, parece que fue ayer cuando pisaron el escenario por última vez. Pero hasta que esto acabe, seguirán esperando a que algún día vuelva a abrir sus puertas este maravilloso y lujoso teatro, donde se ha representado durante tres años el musical de Billy Elliot.

www.elmundo.es

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *